Trucos para tener un cutis perfecto

Trucos para tener un cutis perfecto
El rostro perfecto es algo que todos anhelamos, pero sin dudas es algo difícil de conseguir. La piel está expuesta a toxinas constantemente. El sol, las bacterias, los cosméticos, el estrés, la edad, la mala alimentación, todos estos son factores que influyen de forma directa a como se ve nuestro cutis, pero por suerte podemos revertir estos males con tratamientos naturales fáciles de hacer y los cuales podemos llevar acabo en la comodidad de nuestro hogar.

Lo primero que debemos tener en cuenta si queremos tener un cutis perfecto es: La piel necesita exfoliación constante. Esto se debe a que el hecho de que el cutis esté expuesto al sol y toxinas del aire, hace que las células de la piel se vayan dañando. Necesitamos renovar esas células y para acelerar este proceso y quitar las células muertas del cutis, necesitamos exfoliación. Podemos limpiar la piel con recetas caseras simples, como ejemplo pueden tomar la siguiente:

Machaca avena en un tazón, mésclalo con miel y aplícalo sobre la piel. Masajea con movimientos circulares y retira luego de unos 15 minutos, esto ayuda a eliminar células muertas.
También podemos hacer otra mascara para tener un cutis perfecto con limón y azúcar morena, el proceso para aplicarla, es el mismo que el de la mascarilla anterior.

Lo siguiente que debemos tener en cuenta, es que debemos tener una piel siempre hidratada. Esto hará que luzca joven y luminosa. Para ello, luego de algunas horas de la exfoliación, debemos aplicar una crema humectante rica en vitaminas A y E. Estos dos, ayudan a la generación de nuevas células saludables.

Otro dato importante para conseguir un cutis perfecto, es que la limpieza del rostro debe ser muy meticulosa. La piel transpira mucho y las impurezas que salen junto con el sudor, tapan los poros haciendo que el cutis luzca mal. El brillo en el rostro es bastante desagradable y es producido por las bacterias, podemos quitar esa especie de “grasa” de la piel con ayuda de jabón neutro y agua tibia.

Al terminar de lavar bien cada área del rostro, cuello y hombros, procederemos a secar la zona con una toalla de algodón suave, realizando pequeños toquecitos para no dañar la piel.

Por último, pero no menos importante: el agua es la fuente de la vida. Cada célula de nuestro cuerpo necesita agua. Si bebemos la cantidad de necesaria recomendada por día (2 lts como mínimo) gozaremos de un hermoso cabello, uñas y por supuesto, un cutis perfecto.

Comparte esta nota:
Notas Relacionadas:

Deja tu comentario